Si está interesado en vivir en España y cuenta con medios económicos, le aconsejamos este tipo de visado.

Residencia de Inversor

Conoce sus características básicas y sus requisitos.

  1. Es una visa o residencia con trabajo. Esto quiere decir que debe ser renovada periódicamente siempre que se cumplan las condiciones que dieron lugar a su concesión.
  2. Se trata de convertirse en propietario o inversor de un negocio. Se puede crear partiendo de cero o también es posible comprar o invertir en un negocio ya existente. Asimismo, estas visas pueden usarse para trasladar a trabajadores de una empresa a otra filial de la misma en España.
  3. El negocio debe ser real. Ha de ser una organización con ánimo de lucro encuadrada en el sector tecnológico o cuya actividad genere un gran impacto social.
  4. Tamaño del negocio. La ley guarda silencio en este punto, no exigiendo un tamaño mínimo. Pero sí que es estrictamente necesario que genere beneficios que van más allá de meramente cubrir los gastos y necesidades del inversor y su familia. Es más, se pide que se produzca lo que se denomina una contribución importante a la economía. Este requisito se suele considerar cumplido cuando el negocio genera empleo contratando a ciudadanos españoles. En la presentación de la documentación habrá que adjuntar un plan de negocio en el que se contemple el número de puestos de trabajo que se van a crear. Por lo tanto, es muy importante que la empresa sea exitosa; por ello, nuestro compromiso es ofrecer empresas de rentabilidad probada. Se necesita un informe favorable que confirme su viabilidad.
  5. Cantidad a invertir. La ley no establece una cantidad mínima pero habla de que tiene que ser substancial, que puede variar según el tipo de negocio. Las inversiones a partir de los 100.000€ tiene oportunidades reales de ser aprobadas, a partir de los 250.000€ es totalmente probable, pero hay numerosos casos aprobados con menores cantidades, lo más importante es cumplir con todos los requisitos, para ello cuenta con nuestro asesoramiento y apoyo en búsqueda de inversiones viables.
  6. Países de los que debe ser nacional el inversor. No se rechaza por ser originario de ningún país.
  7. Origen del dinero de la inversión. Obviamente, debe ser legal. Además, debe pertenecer al inversionista (ahorros, herencias, inversiones), siempre se comprueba el origen del dinero.
  8. Familia del inversor. En la solicitud del visado se incluye a sus familiares directos (cónyuge, hijos y ascendientes). En el caso de hijos mayores de edad, así como los ascendientes, hay que demostrar la dependencia económica.
  9. Es una visa posible pero complicada. Es altamente recomendable contar con un buen asesoramiento, en este tipo de visados antes de hacer cualquier inversión.

Lo primero es ofrecer un análisis del negocio comprobando que cumple todos los requisitos anteriormente mencionados. Rellenar toda la documentación, resolver todas las dudas del potencial inversor referentes a la tramitación, buscarle las inversiones o empresas que más se adapten a sus características y ser el punto de contacto con las oficinas del gobierno para resolver los problemas que puedan surgir durante el proceso.
Nuestra profesionalidad, servicios y reputación en esta clase de casos, nos avalan.

Si tiene más dudas o desea que le asesoremos, póngase en contacto con nosotros.